Óperas sobre hechos reales. Between Worlds 9/11

Between Worlds
 

Óperas sobre hechos reales. Between Worlds 9/11

Componer óperas basadas en hechos reales es casi tan antiguo como ese arte mismo

En abril del 2015, se presentó la ópera Between Worlds de la English National Opera, basada en los hechos del 9/11.

EMBARGO UNTIL 19.30. SATURDAY 11 APRIL 2015 Between Worlds performed by English National Opera at the Barbican Theatre Philip Sheffield Rodney Earl Clarke ©Alastair Muir 11.04.15

Between Worlds. English National Opera, Barbican Theatre. ©Alastair Muir 11.04.15

Desde que el compositor Tansy Davies y el libretista Nick Drake fijaron los hechos del 9/11 como punto de partida para su ópera Between Worlds para la ENO, ello debieron ser conscientes de lo sensible del tema que estaban abordando. Desde el 2001, existen espantosos recuerdos en la memoria de quienes se vieron directa o indirectamente afectados por la tragedia, y tanto Davies como Drake tendrían que moverse por ese delicado y difícil umbral.

Pero componer óperas sobre eventos reales, sean estos recientes o de tiempos distantes, es casi tan antiguo como el arte de la ópera misma. Todo comenzó en 1643 cuando L´incoronazione di Poppea de Monteverdi, planteada en Roma en el año 64, se presentó en Venecia, aunque en las óperas del barroco y del clásico temprano de los siguientes ciento cincuenta años los hechos históricos se mezclaban con fantasía.

Un caso interesante fue el de Verdi con Un Ballo in Maschera en que fue víctima de los censores. En su versión original trataba del asesinato de Gustav III en Suecia en 1792, pero Verdi fue obligado a cambiar la locación a Boston, Massachusetts, a ubicar la situación en un momento no específico del siglo XVII, y a cambiar el nombre de los protagonistas, antes de que su trabajo pudiera ser presentado.

Lo que a veces se denomina opera noticiero comenzó realmente en los 80, con Nixon in China de John Adams, ya que así lo consignó en su crítica de 1987, Andrew Porter para el New Yorker. Ha de haber sido la primera vez en la historia de la ópera en que uno de los caracteres representados en el escenario podría haber sido visto por la persona que inspiró al personaje.

Y mientras este tipo de obras no han proliferado luego de Nixon in China, ha habido varios trabajos – el propio Adams compuso dos más – como para crear una categoría específica dentro de la ópera. Es una categoría a la que podría incluirse Between Worlds (aunque los personajes del libreto de Drakes sean ficticios).

 

Philip Glass: Satyagraha (1980)

Antes que Nixon, el segundo trabajo para escena de Philip Glass no es una narración histórica en el sentido convencional, sino una colección de cuadros contemplativos, en que Satyagraha trata con gente real en un pasado cercano, construído sobre la vida y los logros de Mahatma Gandhi.

 

John Adams: The Death of Klinghoffer (1991)

Quizás la más controvertida de la óperas más recientes, la segunda ópera de John Adams representa situaciones durante el secuestro del crucero Achille Lauro por terroristas palestinos en 1985 en el Mediterráneo.

 

Thomas Adès: Powder Her Face (1995)

La primer ópera de Thomas Adès, está basada en la colorida pero triste vida de Margaret Sweeny, quien se convirtió en la Duquesa de Argyll y protagonizó un escandaloso caso de divorcio en los años 30, logrando notoriedad no tanto por su tema sino por la representación de una escena de fellatio.

 

Gaddafi: A Living Myth (2006)

No todas las óperas noticiero son éxitos, y la pieza de la Fundación Asian Dub para la English National Opera fue uno de desastres más espectaculares del género.

 

Nico Muhly: Two Boys (2011)

Basada en un hecho real de Manchester en 2003, la primera ópera de Nico Muhly no tuvo la suficiente agudeza ni precisión musical ni dramática para representar esa patética historia ni como para reflejar una sensación conmovedora o creíble.

 

Parte de este artículo ha sido traducido y extraído de
http://www.theguardian.com/music/musicblog/2015/apr/09/opera-from-real-events-eno-between-worlds

 

También puede gustarle...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *