Arvo Pärt y el latido del corazón

Arvo Pärt
 

Arvo Pärt es un compositor clásico nacido en Estonia en 1935 y uno de los más prominentes compositores vivos de música sacra, cuya hermosa música es una curiosa combinación de la música sacra con la música del siglo.

 

Cuando los padres de Pärt se separaron un año antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, el se mudó junto a su madre a Rakvere. En la escuela, estudió piano, percusión y oboe y a los 14 comenzó a componer. En tres años el había escrito Meloodia, una pieza para piano solo en el estilo de Rachmaninov que fue premiada en un concurso de jóvenes artistas.

En 1954, fue convocado para servir a la armada por dos años. Luego de ello, Arvo Pärt estudió en el Conservatorio de Tallinn con Heino Eller, un líder compositor estoniano de aquella época. Mientras estudiaba, Pärt consiguió trabajo como ingeniero de sonido en la Radio de Estonia, pero eso no lo detuvo de componer - de hecho, él creó más de 50 bandas de sonido.

En una ocasión, durante un ensayo, un músico pregunta a Arvo Pärt sobre la velocidad a la cual él debería tocar cierta obra “Qué velocidad desea?”. La respuesta del compositor fue “Tóquela según el latido de su corazón.”

Pärt fue el primer compositor en Estonia que aplicó los principios del serialismo a su obra y fue criticado por usar esa “decadente” técnica occidental. En 1968 las autoridades criticaron su obra Credo, porque su título religioso parecía desafiar los pilares sobre los cuales se había construído la Unión Soviética. Pareció imposible para Pärt ser honesto consigo mismo y a su vez complacer a las autoridades y dejó de escribir en la siguiente década.

En la primera mitad de la década de 1970, la salud de Arvo Pärt, dañada durante su participación en la Armada se recuperó. También por esos tiempos, se unió a la Iglesia Ortodoxa Rusa y se casó con su segunda esposa.

La música de Pärt, se basa en su fe profundamente arraigada y es influenciada por las tradiciones de la música religiosa europea, pero queda a criterio de cada oyente el identificar si su música es realmente "religiosa".

 

http://www.classicfm.com/composers/part/

También puede gustarle...

3 Respuestas

  1. Arvo Part ha dejado una secuela en nuestros oídos y en nuestro inconsciente colectivo imposible de borrar. Nada más alejado de una sabia decisión.
    El artículo es interesante. Felicitaciones

     
  2. Jackeline Quintero dice:

    Si pudiéramos decir (sin crear polémica de disertación) que hacer música para el alma es crear una religión de espacios y tiempos sonoros que contactan con nuestras memorias mas antiguas, diría entonces, que su música es religiosa!

     
    • integro dice:

      Jackeline, agradezco grandemente tus impresiones. Y si, contactamos memorias a través de este juego musical que son melodías que surgen desde nuestro corazón. Abrazos!

       

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *