El Serpentón

Serpentón
 

El Serpentón

En las memorias de Jean Lebeuf se afirma que este instrumento fue inventado por Edmé Guillaume en 1590 en Auxerre(Francia), y se usaba para acompañar los coros en los oficios religiosos. De esta manera, el serpentón reemplazaba el órgano en las iglesias donde no había uno. Hasta el siglo XIX se destinó a la música religiosa, cuando fue reemplazado poco a poco por otros instrumentos musicales.

Es un antiguo instrumento grave de viento, relacionado con la Tuba moderna y el Eufonio. Se hace sonar con una boquilla muy similar a la del trombón o del eufonio.

Este instrumento tiene todas las notas de la escala con un cálido timbre consecuencia de su forma cónica. Tiene a en ciertas partes de su cuerpo varios orificios para ubicar los dedos y cambiar de notas.

Serpentón

La forma de doble “S” que tiene este instrumento da origen a su nombre Serpentón y permite que las manos del ejecutante lleguen a los agujeros. Incluso se han realizado algunos con llaves que permitían extender el alcance de los dedos a orificios más distantes.

El Serpentón fue construído inicialmente en madera, aunque también fue realizado en otros materiales como bronce. En la actualidad se han fabricado en otros materiales como fibra de vidrio, plástico y resinas sintéticas.

Hector Berlioz se refirió a este instrumento “El timbre esencialmente bárbaro de este instrumento hubiera sido mucho más apropiados para las ceremonias del cruel culto de los Druidas (antigua religión pagana) que para las de la religión católica. Sólo hay que hacer una excepción – cuando el Serpentón se utiliza en las Misas para la Muerte, para reforzar el canto del Dies Irae. Entonces, sin duda, su frío y abominable aullido tiene su lugar.”

 

Ya en nuestros tiempos, el tubista francés Michel Godard, ha puesto a este instrumento en un sitio que nunca antes había tenido. Más allá de utilizarlo para hacer música antigua, el incursionó en el Jazz y ha participado y participa de innumerables festivales y proyectos junto a muchos solistas y formaciones reconocidas.

 

Una curiosidad que forma parte de la historia de los instrumentos musicales.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *