Mark Applebaum. Un compositor excéntrico

 

Un compositor excéntrico

Mark Applebaum no es un compositor más, es un compositor excéntrico ya que sus propuestas van más allá de lo tradicional.

Nacido en 1967 en Chicago, Illinois, es un compositor norteamericano y profesor asociado de composición y teoría en la Universidad de Stanford. Obtuvo su doctorado con composición en la Universidad de California en San Diego donde estudió con Brian Ferneyhough, Yoji Yuada, Rand Steiger y Roger Reynolds. Antes de Stanford, Applebaum enseñó en la Universidad de California, en la Universidad del Estado de Mississippi y en el Carleton College. Recibió encomendación de obras de Betty Freeman, de la compañía de danza Merce Cunningham, de la Fundación Fromm, del Cuarteto Kronos, del Ensamble Paul Dresher, del Festival Spoleto USA, del Vienna Modern Festival, del Antwerp’s Champ D’Action, del Festival ADEvantgarde en Munich, Zeitgeist, Manufacture (Tokyo), del Cuarteto de Cuerdas St. Lawrence, de la Fundación Jerome, y del American Composers Forum.

Las obras de Applebaum para solista, para música de cámara, coral, orquestal, operística y electroacústica ha sido interpretada en Norteamérica, Sudamérica, Europa, Australia, Africa y Asia. Su música ha sido descripta como mercurial, muy detallada, disciplinada y exacta, pero también con aspectos improvisatorios y extravagante. Su inspiración surgió de los pioneros del jazz y de compositores no convencionales como Nancarrow y Partch, que encontraron necesario usar o inventar instrumentos inusuales para alcanzar sus visiones artísticas.

Como pianista de jazz, Applebaum actuó alrededor del mundo, incluyendo un recital solista en Ouagadougou, Burkina Faso con el patrocinio de la Embajada de los Estados Unidos. En 1994 recibió el Premio Jazz de la Southern California Jazz Society.

En el 2012 presentó su obra Aphasia sobre una “atención obsesiva a cosas ridículas” y esto puede resultar muy interesante
https://news.stanford.edu/pr/2012/pr-applebaum-aphasia-music-020312.html

También puede gustarle...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *